Corrupción.. La Buena y La Mala

Oswaldo Villaseñor

No lo dijo un organismo no gubernamental como lo es Mexicanos Contra la Corrupción o cualquier otro. La información tampoco salió de algún organismo de la sociedad civil a quien el presidente López Obrador pueda señalar como sus adversarios.

La información la dio el INIGE, institución del gobierno de realizar diversos tipos de mediciones que nos muestran cómo vamos como país. ¿Y qué dijo el INEGI? Bueno que en el gobierno que dice que no tolera la corrupción, en el 2019, la corrupción aumentó.

En este mismo espacio, ya habíamos hecho un pronóstico. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se perfila para ser el gobierno más corrupto de la historia del país.

Las razones para soportar dicho pronóstico son muy sencillas y simples. No hay transparencia en sus acciones y decisiones de gobierno.

Y como referencia poníamos una realidad que vive Sinaloa. Aquí en el Estado, se está llevando a juicio a ex funcionarios malovistas por no haber licitado tal y como lo marcan las leyes, algunos contratos asignados.

Pues bien, nivel nacional y durante la administración de López Obrador más del 80 por ciento de los contratos de obras o de compras de suministros para el gobierno, se hace por asignación directa violentado la normatividad vigente. ¿Es eso corrupción o no?

Pero además, hasta ahorita se ha documentado la aparición de cuando menos 370 empresas que nacieron para triunfar. Sí; se crearon durante los meses previos al inicio de la actual administración y ya han recibido millonarios contratos, algunas sin experiencias en el ramo como la que recibió un contrato de Mil millones de pesos para limpiar el sargazo en las playas de Quintana Roo por poner solo un ejemplo.

Los contratos asignados al hijo de Manuel Barttlet, la corrupción descubierta en la Conade, en el Conacyt, en las operaciones de Olga Sánchez Cordero o de Alfonso Romo, la sospecha de relación y acuerdos con el crimen organizado, son algo más de lo que viene sucediendo.

Así, con esta percepción que el INEGI la mide como realidad, en su Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, dice que la corrupción en México creció un 7.9 por ciento durante el año 2019, primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Es poco tiempo para limpiar al país y romper las inercias de corrupción que ya venían del pasado podrían decir muchos. La verdad es que sí, no les faltaría razón.

¿Pero por qué pronosticar que este gobierno se perfila en ser el más corrupto de la historia? Por una razón muy sencilla.

No se ve por ningún lado la implementación de políticas públicas para transparentar el ejercicio del Gobierno Federal, sino todo lo contrario, todo se hace en medio de la opacidad y alejado de lo que marca la ley.

Eso sin contar que tampoco se ven acciones para castigar la corrupción como política pública y no por razones políticas de disputa de poder o venganza.

Pero en esa realidad que dibuja el INEGI no todo es malo. Hay una buena y hay una mala.

Vemos cuales son.

1.-La mala es como ya lo describimos. La corrupción no solo se mantuvo, sino de paso creció durante el año 2019. La gente sigue percibiendo y padeciendo prácticas de corrupción en las diferentes oficinas de gobierno cuando ésta acude a realizar a algún trámite oficial.

2.-La gente está pagando los costos de la corrupción que no se combate desde el mismo Gobierno. La corrupción oficial le cuesta dinero a la gente que en muchos de los casos tiene que pagar moches para poder recibir la atención que por ley debería de recibir.

Nada de esto ha cambiado para bien y si para mal.

3.-Pero aquí viene la buena. Durante el sexenio pasado, encabezado por Mario López Valdez, estos mismos estudios o mediciones, siempre colocaron a Sinaloa como uno de los estados más corruptos del país.

Los escándalos de corrupción eran el pan de cada día.

4.-Durante la administración de Quirino Ordaz lo hemos destacado. La corrupción ha disminuido y ha dejado de ser el pan de cada. Hasta lo que va de la presente administración no se ha documentado de manera certera y llevado al nivel de escándalo público un solo acto de corrupción.

¿Señalamientos? Si los ha habido, pero ninguno ha logrado el nivel de escándalo público ni se ha documentado fehacientemente.

Los pecados, han estado por otro lado.

5.-Pués bien, en el estudio presentado por el INEGI señala que Los Estados donde se incrementó el número de víctimas, es decir, donde aumentó la tasa de prevalencia de estas situaciones ilícitas por parte de personal de gobierno, son los siguientes: Durango, Ciudad de México, Edo de México, Quintana Roo, Morelos y Guanajuato.

Sinaloa ya dejó de estar en esta lista negra, donde aparecía durante el sexenio pasado.

6.-Los Estados donde más dinero le costó a la gente la corrupción en las dependencias de gobierno son: Yucatán, Coahuila, Chiapas, Quintana Roo, Nayarit, Puebla y Guerrero. Sinaloa tampoco ésta en los primeros lugares es este negro rubro.

7.-Asi mientras a nivel nacional el actual gobierno se perfila a ser el más corrupto de la historia si no cambia el rumbo que lleva, el de Sinaloa, después de un sexenio plagado de corrupción, se perfila a ser de los menos corruptos, eso sí, si no cambia su rumbo.

Pero esto no se acaba, hasta que se acaba.

Habrá que estar pendientes.

PASO A PASITO.-Ayer se tuvo un día de nuevo record histórico en contagios con 2973 y otro con más de 400 muertes. Ayer fueron 420.

La curva ni se aplana ni el monstruo está domado como insistentemente lo quiere hacer ver el presidente López Obrador y el doctor Hugo López Gatell.

Las mentiras oficiales y la puesta de los muertos por parte de la gente, ya empiezan a cansar. Eso se ve, se siente y ya se empieza a notar.

OTRO PASITO.-Hablando de gente cansada y necesitada, los comerciantes de Salvador Alvarado han sido muy insistentes en programar su regreso a la nuevo normalidad y reabrir sus negocios.

Las presiones sobre el alcalde Carlo Mario Ortiz habían estado a la orden del día.

Ayer el Gobernador Quirino Ordaz realizó una visita relámpago a Guamuchil donde se reunió con los comerciantes y empresarios de este municipio.

El gobernador les pidió calma y les garantizó que ya están programando un regreso ordenado a las actividades económicas. ¿Para cuándo? Eso sí, no comprometió fecha.

Se confía que pueda ser para el 15 de junio. Si el coronavirus deja.

UN PASITO MAS.-Hace unos cuantos días atrás, comentamos que en los estudios de opinión empiezan a salir indicadores que el tema de la emergencia será tema de campaña en el 2021 y que la gente preguntará a sus políticos dónde y que hicieron por ellos durante la emergencia.

Pues bien, llama la atención un caso de varios que ya se empiezan a documentar. El trabajo que a diario realiza Fernando Pucheta en Mazatlán.

A su estilo, a sus posibilidades, pero ahí está ayudando a buscando ayuda para la gente.

Otros personajes se han puesto las pilas. El Diputado Federal Alfredo Villegas, sentando posturas y poniéndose al frente de las demandas de varios sectores sociales para que sean atendidos durante la emergencia.

El Senador Mario Zamora repartiendo cubre bocas N95 a trabajadores de varios rubros, el dirigente del PRI, Jesús Valdez que fue de los primeros en salir en ayuda al personal médico, el Congreso del Estado con reparto de despensas y otros más.

Los que falten los seguiremos enumerando. Quien tenga aspiraciones, tiene que brincar satisfactoriamente esta tablita, si no estará frito el próximo año.