Con la entrega de 5.5 toneladas de alimentos, concluye segunda fase del Programa de Ayuda Humanitaria de GPO.

Jueves y viernes se entregaron los paquetes de alimentos y artículos de higiene en Paredones, Campo Estrada y Rosendo G. Castro.

Con la entrega de los últimos 330 paquetes, que sumaron 5.5 toneladas de alimentos y artículos de higiene, concluyó este viernes la segunda fase del Programa de Ayuda Humanitaria implementado por GPO, que sumaron 23.5 toneladas de apoyo, cuyo propósito es ayudar a mitigar las más elementales necesidades de las familias en condición de alta vulnerabilidad.

El Director de Desarrollo del Proyecto de Gas y Petroquímica de Occidente, Víctor Vaca Cuellar, se mostró satisfecho de los alcances del programa, en virtud de que ha permitido a mil 465 familias, de las comunidades de Topolobampo, campo pesquero Paredones, Carrizo Grande, Campo Estrada, Ohuira, Rosendo G. Castro y Lázaro Cárdenas, tener alimentos básicos para hacer frente a la cuarentena decretada por las autoridades a raíz del COVID-19.

Con esta segunda entrega, realizada a un mes de la primera, se cumple el objetivo de llevar directamente a cada una de las comunidades este beneficio.

El jueves, habitantes del campo pesquero Paredones y Campo Estrada, recibieron 230 paquetes, para un total de 3.8 toneladas de alimentos de la canasta básica, y este viernes, en el ejido Rosendo G. Castro se entregaron 1.7 toneladas.

Vaca Cuellar explicó que los criterios aplicados para la entrega tienen que ver con un estudio de campo realizado por la empresa C3 Consensus, que dictaminó el grado de vulnerabilidad por familia, para hacerles llegar esta ayuda.

En total, hasta el momento, Gas y Petroquímica de Occidente lleva entregadas cerca de 50 toneladas de alimentos y artículos de higiene, espera superar las 75 toneladas con la realización de la tercera etapa del Programa de Ayuda Humanitaria en las comunidades cercanas al proyecto de la planta de fertilizantes que se construye en Topolobampo.

El directivo de GPO recordó que los habitantes de esas comunidades beneficiadas serán los que primordialmente sean tomados en cuenta para la construcción del proyecto de inversión privada en petroquímica de mayor cuantía en México, una vez que las autoridades judiciales resuelvan los asuntos pendientes y en proceso.

Recordó que en total serán mil 250 millones de dólares en la primera etapa del proyecto, el cual generará más de 2 mil empleos en su fase de construcción por un periodo de tres años, y cuyo personal será capacitado por especialistas de alto rango, que vendrán de las plantas de fertilizantes que operan en Trinidad y Tobago.