Vinaora Nivo Slider 3.x

logosnn22

aruba 0818

Osvaldo Villaseñor

villasenorOriginario de Los Mochis, Sinaloa, periodista, Colaborador y analista político en diversos medios de comunicación. Editorialista en Chavez Radio.

 

 

 

La rebelión en el PRI

SIN QUITARLE NI PONERLE

Oswaldo Villaseñor

A finales del mes de diciembre, durante un panel organizado por la sociedad interamericana de Prensa para analizar, el futuro proceso electoral y la sucesión presidencial, advertimos las dos únicos rutas que podía tener.

La primera de ellas, era que los grandes capitales internacionales que siempre han intervenido en la sucesión en México, ya habían tomado la decisión de llevar un presidente de Izquierda a México y que lo que restaba, era que la sociedad, manipulada socialmente, se encargara de legitimar en las urnas una decisión ya tomada por estos grupos de poder.

Y es que razones para pensar en esta ruta había de sobra. Se tenía la experiencia vivida en el año 2000 cuando desde el poder presidencial se emprendió una contra-campaña en contra del mismo partido en el poder y de su candidato para que la sociedad cansada del PRI, optara por el cambio y llevara al poder al panista Vicente Fox.

De otra manera no se hubiera explicado el decomiso de carros chocolates en plena campaña electoral, la confiscación de las cajas de ahorro popular con lo cual perdieron su dinero muchos integrantes de la clase media, ni otras acciones que desde luego alentaban el voto de rechazo al PRI.

En el 2018 se vivía ya un escenario igual. Desde el gobierno se alentó una contra- campaña en contra del mismo PRI. El hartazgo de la gente y el coraje de la gente, tenía un objetivo. No era nada más por que sí.

El objetivo sería llevar al poder a un presidente de izquierda y lo único que faltaba era que se celebraran las elecciones para que los mexicanos en su inmensa mayoría legitimara con su voto, la decisión ya tomada por los mismos de siempre que controlan el poder político y económico en México.

La otra ruta era que efectivamente el presidente Peña se jugara su pellejo e hiciera todo lo posible para dejar sucesor de su mismo partido en la figura de José Antonio Meade.

¿Pero porque contar esta historia de un análisis planteado días antes de que empezará el proceso electoral?.

Bueno, porque esta tesis de la elección de Estado y que desde el poder presidencial se hizo todo para llevar a López Obrador a la presidencia de la república empieza a ser el tema del día.

1.-La primera en hacer este análisis en el mismo sentido y ruta planteada desde semanas antes de que empezara el proceso electoral, fue la periodista Beatriz Pagés quien fungió como candidata del PRI y desde luego perdió.

2.-Ella señala que hubo muchas acciones emprendidas desde el gobierno federal para propiciar el desgaste del PRI y el voto indignado de la gente en su contra. Que si se privatizaría el agua, que los casos de corrupción no sancionados, que si la casa blanca etc.

3.-Hoy, otros actores políticos empiezan a manejar la misma tesis que tiempo atrás manejó después Francisco Labastida Ochoa, el primer candidato priista en perder una elección presidencial. “A mí no me ganó Vicente Fox, me hizo perder Ernesto Zedillo”.

4.-La tesis de hoy es que Peña emprendió una contra-campaña que nunca permitió crecer a José Antonio Meade gracias al desgaste de la marca o partido que lo postuló. Casos para ennumerar este contra-campaña como algo real, sobran.

5.-La más reciente versión de la explicación príista a su estrepitosa derrota, es que no solo Peña operó en contra de su partido y candidato, sino también algunos gobernadores hicieron su parte.

6.-¿Que le tocó hacer a los ciudadanos?. Bueno, lo que en su momento advertimos. Legitimar con su voto indignado el triunfo de López Obrador.

Y es que hoy también se sabe que Peña no se jugaba el pellejo, una vez que el mismo López Obrador dijo que no emprendería ninguna acción legal en su contra. El pacto hoy se ve más claro que antes.

7.-En fin, hoy son muchos priistas quienes empieza a enarbolar esta tesis de que los mismos poderes que han puesto presidentes en México a lo largo de la historia, son los mismos que llevaron a López Obrador a la presidencia y los ciudadanos solo hicieron su parte de legitimar democráticamente su arribo al poder.

Será esto así?.

Bueno quedará para la historia esta lectura, igual como quedó la derrota de Francisco Labastida en el año 2000.

Así sin quitarle ni ponerle

Habrá que estar pendientes.

WhatsApp Image 2018 12 12 at 7.09.15 PM

banner bazarte

Síguenos en Twitter

Loading Player...