Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

logosnn

Héctor Guerrero

colhectorDirector general de los portales política.mx, tiemporeal.mx, losfuertes.mx. Los cuales se encuentran las oficinas operativas en la Ciudad de México.

Durante 16 años fue Editor Nacional del periódico Reforma y coordinador de corresponsales.

 

Los escándalos de Lavalle

El PAN dice combatir la corrupción, pero ¿no aplica para sus miembros?

La principal bandera del líder nacional del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya, ha sido su discurso de combate a la corrupción.

Pero el buen juez por su casa empieza, por lo que Anaya debería de poner el ejemplo investigando la forma de actuar, vivir y legislar de algunos de sus compañeros de partido.

 

Uno de esos casos es el del senador campechano Jorge Luis Lavalle, quien ha estado en diferentes momentos involucrado en posibles casos de corrupción o de conflicto de interés.

Lavalle quien es identificado como incondicional de la familia Mouriño, al grado de que su suplente en el Senado es María de los Ángeles Terrazo Blanco, madre del fallecido ex secretario de Gobernación en el sexenio de Felipe Calderón, Juan Camilo Mouriño y del actual presidente del Grupo Energético del Sureste (GES) Carlos Mouriño.

En diferentes ocasiones, Lavalle ha sido señalado de utilizar la tribuna del Senado de la República para favorecer a la familia Mouriño.

Cuando se dio a conocer el caso de Oceanografía, el senador fue el principal defensor de diferentes familias de Campeche involucradas en el fraude millonario, entre ellas los Mouriño, pero principalmente de Mario Ávila Lizárraga, de quien fue su coordinador de campaña para la Gubernatura de esa entidad en el 2009.

Incluso, fue de los senadores panistas que decidió levantarse de la mesa de negociación de las leyes secundarias de la Reforma Energética, argumentando que se trataba de un linchamiento político contra su partido.

“No pedimos impunidad para nadie, pero tampoco linchamiento ni se busque culpables donde no los hay”, señaló Lavalle en una entrevista cuando se dio a conocer el caso.

Lavalle junto con Ernesto Cordero en su momento negociaron un posible indulto de las autoridades a favor de Ávila Lizárraga por el caso Oceanografía.

Ávila hasta el momento ha sido inhabilitado por la Secretaría de la Función Pública, por un plazo de 10 años, por lo que no podrá pertenecer a la Administración Pública, al descubrirle diversas irregularidades como funcionario de Pemex. En dicha investigación, también se dio a conocer que entré en en conflicto de intereses, al firmar 12 contratos millonarios con Oceanografía y usar aviones de la empresa proveedora de Pemex, para asuntos personales. Además, viajó sin permiso en días laborales y con viáticos no autorizados.

Otro caso de posible corrupción en el que se ha visto involucrado Lavalle fue precisamente con Ávila Lizárraga, luego de que en 2009 el Grupo Megamedia, editora del Diario de Yucatán y el rotativo la I, denunciaran un intento de soborno por parte de panistas.

El jueves 26 de marzo de ese año el gerente general y el subgerente de Publicidad de la División Campeche de Megamedia fueron citados en las oficinas de Carlos Mouriño para contratar publicidad. En la reunión, que inició a las 20:45 (hora local) en la ciudad de Campeche estuvieron presentes Miguel Ángel Jiménez Godínez, el entonces director general de la Lotería Nacional, Jorge Luis Lavalle Maury, quien era jefe de la campaña Ávila Lizárraga y Carlos Mouriño Terrazo, según consignó el Diario de Yucatán. En la reunión Mouriño Terrazo solicitó una cotización de publicidad en los dos diarios para promover las candidaturas a gobernador, a dos diputaciones federales y a las alcaldías en Campeche y Ciudad del Carmen. Los ejecutivos de Megamedia establecieron un costo de tres millones de pesos, menos un descuento de 20 por ciento para dicho paquete. A lo que Jiménez Godínez respondió: "Perfecto, factúralo a nombre de la Lotería Nacional".

El Grupo Megamedia se negó a firmar el contrato debido al tipo de facturación que se pedía y, pese a las presiones para lograr el pacto, dieron a conocer el caso a la opinión pública.

También en el 2013, Lavalle estuvo envuelto en otro escándalo cuando maderistas y corderistas en la Cámara Alta se acusaron de presuntos desvíos millonarios de recursos.

Lavalle fue destituido como vicecoordinador de la bancada panista del Senado, luego que el coordinador Jorge Luis Preciado señalara que autorizó la entrega de 430 mil pesos a cada uno de los 38 senadores que conforman la bancada blanquiazul para supuestos “trabajos legislativos”.

En días pasados, el senador panista por Campeche fue acusado en esa entidad de organizar una rifa obligatoria para militantes panistas.

“Rifa, entre militantes activos del Partido Acción Nacional, en el Municipio de Campeche, de acuerdo a las tres últimas cifras de la Lotería Nacional, del sorteo del martes 31 de mayo de 2016”, se lee en el boleto en el que se indica que es una invitación del senador Jorge Luis Lavalle Maury. El boleto no tiene información sobre el premio de la rifa, ni tiene permiso de la Secretaría de Gobernación.

El PAN debe estar muy al pendiente de la forma de actuar del senador Lavalle, ya que son varias las ocasiones en que se ha visto en el ojo del huracán. Anaya debería pedir a la comisión anticorrupción de su partido revisar estos y otros casos en los que se ha visto involucrado el legislador por Campeche, antes de que les dé un sustito en tiempos de bonanza panista.

@hecguerrero